Nuevas recetas

Cómo hacer salsa bechamel

Cómo hacer salsa bechamel


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Aprenda a preparar salsa bechamel, una de las "salsas madre" de la cocina francesa, con nuestra guía paso a paso.

Cómo hacer salsa bechamel

Si bien su nombre francés puede parecer intimidante, aprender a hacer una salsa bechamel es más fácil de lo que piensas. Conocida como una de las salsas "madre" en la cocina clásica francesa, la bechamel es versátil: se utiliza en platos como lasaña, macarrones con queso y moussaka, y también puede servir como base para soufflés, sopas y rellenos de pasteles salados. . Además, agregue un poco de queso suizo y listo, ya tiene salsa Mornay. Pedimos pimienta blanca para que no se vea en la salsa. Si no está disponible, puede omitirlo.

Paso 1

Combine la leche, la cebolla, la nuez moscada rallada y la hoja de laurel en una cacerola; llevar a fuego lento. Alejar del calor; tapar y dejar reposar 15 minutos.

Refuerzo de sabor: La cebolla le da a la salsa una nota ligeramente dulce. Para una bechamel aún más aromática, agregue un diente de ajo machacado a la leche de remojo.

Paso 2

Después de que la mezcla de leche repose por 15 minutos, cuélala a través de un colador fino sobre un tazón para atrapar las cebollas y la hoja de laurel.

Paso 3

Limpia la sartén con toallas de papel. Derrita la mantequilla en una sartén a fuego medio. Agregue la harina a la sartén y cocine 1 minuto, revolviendo constantemente para formar un roux que espese la salsa.

Paso 4

Agregue gradualmente la mezcla de leche colada, revolviendo con un batidor hasta que se mezcle. Deje hervir y cocine hasta que espese, revolviendo constantemente. La bechamel resultante, también conocida como salsa blanca, resaltará la rica cremosidad de un plato sin recurrir a la crema saturada de grasas.


Resumen de la receta

  • 7 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 6 cucharadas de harina para todo uso
  • 3 1/2 tazas de leche, calentada hasta que esté humeante
  • Una pizca de nuez moscada recién rallada
  • 1/2 cucharadita de sal gruesa
  • Pimienta recién molida

Derrita la mantequilla en una cacerola mediana de fondo grueso a fuego medio-bajo. Agregue la harina, batiendo constantemente. Cocine, batiendo ocasionalmente, de 2 a 3 minutos, no deje que el roux se dore.

Batiendo constantemente, agregue aproximadamente 2 cucharadas de leche caliente a la cacerola.

Vierta la mitad de la leche caliente restante en la cacerola en pequeños incrementos, batiendo la mezcla constantemente, hasta que se forme una pasta suave.

Batir la leche restante en la sartén, agregar la nuez moscada y la sal. Cocine, revolviendo con una cuchara de madera, asegurándose de raspar el fondo y los lados, hasta que la salsa esté espesa y cremosa, aproximadamente 15 minutos si se forman grumos, revuelva la salsa rápidamente con un batidor. Sazone con pimienta, retire del fuego. Deje reposar la salsa hasta que esté tibia, unos 30 minutos, antes de preparar lasaña.


    1. Derrita la mantequilla en una cacerola de fondo grueso. Agregue la harina y cocine, revolviendo constantemente, hasta que la pasta se cocine y burbujee un poco, pero no deje que se dore durante unos 2 minutos. Agregue la leche caliente, sin dejar de remover mientras la salsa se espesa. Déjelo hervir. Agregue sal y pimienta al gusto, baje el fuego y cocine, revolviendo durante 2 a 3 minutos más. Retirar del fuego. Para enfriar esta salsa para su uso posterior, cúbrala con papel encerado o vierta una película de leche sobre ella para evitar que se forme una piel.
    1. Agregue 1/2 taza de queso cheddar rallado durante los últimos 2 minutos de cocción, junto con una pizca de pimienta de cayena.
    1. Caliente la leche a fuego lento hasta que empiecen a formarse pequeñas burbujas en los bordes. Luego retire del fuego.

    Extraído de El libro de cocina de Fannie Farmer: Celebrando el centenario del gran libro de cocina clásico de Estados Unidos por Marion Cunningham. Copyright © 1996 por Marion Cunningham. Extraído con permiso de Knopf. Reservados todos los derechos.


    Salsa bechamel

    La bechamel es una salsa blanca básica y una de las cinco salsas madre de la cocina clásica. Eso significa que es el punto de partida para hacer otras salsas, como la salsa de queso cheddar, la salsa mornay, la salsa con queso y varias otras variaciones. También puedes condimentarlo y servirlo tal cual. O intente prepararlo con tocino o grasa de salchicha para obtener una salsa blanca increíble.

    La razón para usar una hoja de laurel fresca en lugar de una seca es que le permite unir la hoja de laurel a la cebolla usando los dientes como chinchetas. Una hoja de laurel seca tenderá a agrietarse y desmoronarse si lo intentas. Este no es el fin del mundo, ya que de todos modos estarás colando la salsa. Pero dado que un diente puede romper un diente, es bueno confirmar que sale el mismo número que entró.

    Es tradicional usar pimienta blanca para condimentar la bechamel porque algunos chefs prefieren no ver motas de pimienta negra en una salsa blanca. Pero si no puede encontrar pimienta blanca y / o no le importan las motas de pimienta en su bechamel, puede usar negra.

    Finalmente, mientras que la mantequilla clarificada es ideal para hacer bechamel, la bechamel no es tan delicada como la holandesa, por lo que puede prepararla con mantequilla común sin sal. Solo asegúrate de usar un poco más, porque la mantequilla entera contiene agua, mientras que la mantequilla clarificada no.


    Pasos

    Hacer un roux blanco con la mantequilla y la harina.

    En una cacerola mediana (a fuego lento) derrita la mantequilla suavemente.
    cuando la mantequilla esté derretida agregue toda la harina y mezcle bien con una cuchara de madera, asegurándose de que la mantequilla y la harina estén perfectamente mezcladas.
    cuando tanto la harina como la mantequilla estén mezcladas, sigue revolviendo suavemente durante 3 minutos manteniendo el fuego muy bajo asegurándote de que la mezcla no tenga coloración (tiene un color blanco cremoso) cuando esté cocida déjala a un lado para que se enfríe

    Calentar la leche con los ingredientes favorecedores

    Para obtener una salsa bechamel sabrosa, debemos infundir algunos sabores a la leche.
    Coloque una cacerola en el fuego a fuego lento, vierta la leche seguida de todos los condimentos: sal, pimienta, nuez moscada, laurel y la cebolla con clavo. cuando termine, hierva la leche muy lentamente. en cuanto la leche hierva apagar el fuego y dejar infundir unos minutos.

    Prepara la salsa bechamel

    Coloca la cacerola que usaste para hacer el roux en la estufa a fuego lento y usando un colador para filtrar, vierte toda la leche tibia sobre el roux frío.
    cuando toda la leche esté adentro, use un batidor para revolver e incorpore la leche con roux you. (obtendrá una salsa blanca bastante líquida para comenzar con lo que es normal).
    Ahora suba el fuego de bajo a medio y siga revolviendo la salsa lentamente (con un batidor) hasta que la salsa espese y llegue a ebullición.
    Una vez que la salsa blanca alcance el punto de ebullición, vuelva a poner el fuego muy bajo y siga cocinando la salsa durante unos minutos, revolviendo continuamente. (para asegurarse de eliminar el sabor a harina que queda en la salsa)
    una vez cocido apague el fuego y úselo inmediatamente.


    Besciamella (Receta Béchamel)

    Besciamella, o bechamel, es una "salsa madre" cremosa que aporta un sabor profundo pero delicado a algunos de nuestros platos favoritos, como la lasaña. ¡Mantenga esta receta de bechamel cerca cada vez que tenga ganas de preparar el famoso plato de pasta en capas!

    Besciamella (salsa bechamel)
    Receta cortesía de Eataly

    5 cucharadas de mantequilla, en cubos
    4 cucharadas de harina
    3 tazas de leche
    2 cucharaditas de sal
    ½ cucharadita de nuez moscada recién rallada

    En una cacerola mediana, calienta la mantequilla hasta que se derrita. Agrega la harina y revuelve hasta que tenga una consistencia suave. A fuego medio, continúe cocinando hasta que la mezcla se torne ligeramente dorada, aproximadamente de 6 a 7 minutos.

    Mientras tanto, caliente la leche en una cacerola aparte hasta que esté a punto de hervir. Agregue la leche a la mezcla de mantequilla 1 taza a la vez, batiendo continuamente, hasta que esté muy suave y hierva. Cocine la salsa durante 30 segundos y luego retírela del fuego. Sazone la besciamella con sal y nuez moscada, al gusto y reserve hasta que esté lista para usar.


    • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
    • 1/4 taza de harina para todo uso sin blanquear
    • 1-1 / 4 taza de leche entera
    • 1/4 cucharadita de sal kosher
    • 1/8 cucharadita de pimienta negra recién molida
    • una pizca de nuez moscada recién rallada
    1. En una sartén de 10 pulgadas, a fuego medio, derrita 2 cucharadas de mantequilla.
    2. Espolvoree la harina y bata, cocinando de 1 a 2 minutos.
    3. Mientras bate, vierta la leche. Batir ligeramente con fuerza para romper los grumos hasta que quede suave.
    4. Caliente, mientras continúa batiendo hasta que la salsa comience a espesarse. Aproximadamente de 2 a 4 minutos.
    5. Retirar del fuego y sazonar con sal, pimienta y nuez moscada.

    Información nutricional:

    Producir:

    Tamaño de la porción:

    La información nutricional no siempre es precisa.

    Compre el libro de cocina: Simply Scratch: 120 recetas caseras saludables y fáciles Ahora disponible en Amazon y raquo
    ¡Gracias de antemano por su apoyo!


    Salsa bechamel - gran cantidad

    Una salsa bechamel es una de las cuatro salsas “madre” del repertorio de la cocina tradicional francesa. Los demás, aunque seguro que ya los conoces, son la salsa velouté (una salsa blanca hecha con caldo), la salsa espagnole (una salsa marrón hecha con caldo) y la salsa allemande (un velouté que se ha espesado con yemas de huevo). . La salsa bechamel es simplemente una salsa blanca a base de leche. Y la buena noticia es que es increíblemente fácil de hacer.


    Ahora, puedes ser mucho más elegante con tu preparación, y a los clásicos chefs franceses les gustaría que lo fueras porque produce más sabor. Puede agregar una cebolla pequeña, una hoja de laurel y un clavo a la leche y hervir a fuego lento durante 15 minutos antes de colarlo y agregarlo al roux, o puede agregarlos a la salsa una vez que se haya mezclado y hervir a fuego lento. suavemente durante 15 a 30 minutos antes de colar la cebolla, la hoja de laurel y el clavo.

    También puede echar una zanahoria pelada, un tallo de apio y un ramo de garni a la mezcla, que, por supuesto, también cuela o pesca antes de usar la salsa. También es bastante tradicional usar una pizca de nuez moscada en la salsa, aunque debes usar una mano ligera, porque no quieres que ese sabor domine la salsa.


    Salsa Bechamel y Receta Básica de Salsa Blanca # 8211

    En Francia, la salsa Bechamel (bay-shah-mel) es una de las cuatro salsas básicas llamadas & # 8220meres & # 8221 o & # 8220mother salsas & # 8221 de las que derivan todas las demás salsas. La salsa bechamel también se conoce como & # 8220 salsa blanca & # 8221 para la mayoría de los cocineros. Aunque la salsa bechamel a menudo se conoce como salsa de crema, rara vez contiene crema. Es una salsa blanca suave hecha de Roux (hecha con harina, leche y mantequilla). Suele acompañarse de carnes blancas, huevos y verduras. Constituye la base de muchas otras salsas. Aprenda más sobre la historia de las salsas y las cuatro teorías sobre el origen de la salsa bechamel.

    Dado que esta Salsa Bechamel o también llamada Salsa Blanca es un básico de la cocina y es realmente muy fácil de hacer, todo cocinero debe saber cómo hacerla. La salsa comienza con la base de un roux que es partes iguales de mantequilla y harina. La harina se mezcla con mantequilla derretida y se cocina hasta que burbujee para formar el roux que actúa como base espesante para una salsa blanca. Luego se agrega la leche y se cuece lentamente a fuego lento hasta que espese como una salsa.

    La clave es cocinar el roux lentamente para que no se dore. Si su mantequilla comienza a dorarse durante la fase de roux, tire su roux y comience de nuevo porque el sabor de la salsa se arruinará. Los condimentos habituales para una salsa blanca son la sal y la pimienta. En Italia, también se agrega una pizca de nuez moscada.

    Una buena salsa blanca es muy versátil ya que es la base de muchas otras variaciones de salsa que se pueden servir con carnes blancas (pollo o pescado), huevos y verduras.

    • 4 cucharadas de mantequilla sin sal, temperatura ambiente
    • 4 cucharadas de harina para todo uso
    • 1/2 cucharadita de sal
    • 1/4 cucharadita de pimienta negra
    • 2 tazas de leche a temperatura ambiente

    En una cacerola pesada a fuego medio-bajo, derrita la mantequilla.


    Agregue la harina, batiendo unos minutos hasta que la mezcla de harina se vuelva burbujeante (este es el roux). ¡No permita que la mezcla de roux se dore u oscurezca!

    Agregue gradualmente la leche, mientras bate constantemente, hasta que la mezcla esté bien combinada y suave.

    Continúe cocinando, revolviendo constantemente (para que la mezcla no se pegue al fondo de la sartén y comience a arder), hasta que la salsa comience a hervir y luego espese. Por lo general, tarda de 10 a 15 minutos en desarrollarse (me gusta bajar la temperatura a muy baja). Retirar inmediatamente del fuego.

    Sazone al gusto con sal y pimienta.

    La salsa bechamel (salsa blanca) se puede almacenar en el refrigerador hasta por un día antes de usarla. Coloque una hoja de envoltura de plástico directamente encima para evitar que se forme una "piel". Si lo hace, bata vigorosamente cuando recaliente la bechamel y la salsa debe estar tan suave como cuando la preparó. Diluir si es necesario con leche o caldo.

    Salsa Blanca Vegana: Sustituya la mantequilla por aceite vegetal y la leche de soja o de almendras por la leche en la receta.

    Rinde aproximadamente 2 tazas.

    Salsa Bechamel para microondas (salsa blanca) Instrucciones:

    Utilice los mismos ingredientes enumerados anteriormente.

    En un tazón mediano apto para microondas, derrita la mantequilla durante aproximadamente 30 a 45 segundos. No querrás dorar la mantequilla (verifica después de 30 segundos para asegurarte de que la mantequilla se haya derretido y no esté dorada).

    Agregue la harina y revuelva / mezcle con la mantequilla derretida hasta que quede suave. Regrese al microondas y caliente durante 40 segundos a 1 minuto (verifique después de 40 segundos para asegurarse de que la mezcla no se dore). Batir hasta que las burbujas se hayan calmado. Ahora ha creado un Roux.

    Agregue la leche y mezcle con la mezcla de roux (mantequilla y harina). Puede ser un poco grumoso en esta etapa. Cocine en el microondas durante 1 minuto hasta que la salsa comience a hervir, retire del microondas y bata hasta que la salsa esté suave y sin grumos. La salsa debe hervir realmente o la salsa sabrá a harina.

    Regrese al microondas y caliente por 2 minutos más hasta que la salsa vuelva a burbujear y se espese. Batir la salsa hasta que se calmen las burbujas. Si la salsa aún no se ha espesado, caliéntela durante 1 minuto más y vuelva a batir.

    Sazone con sal y pimienta al gusto.

    La proporción de roux y leche determina el grosor de la salsa:

    La receta anterior es la receta básica de bechamel o salsa blanca. La salsa blanca es una de las cosas más versátiles que puedes aprender a hacer. Al cambiar las proporciones de la mezcla de roux, puede cambiar el grosor de la salsa. Las cantidades de mantequilla, leche (o caldo) y harina se pueden modificar para diferentes cantidades y espesores de salsa. Hay muchas variaciones de la receta básica:

    Receta de salsa blanca fina:
    1 cucharada de harina
    1 cucharada de mantequilla
    1 taza de leche


    Receta de salsa blanca mediana:
    2 cucharadas de harina
    2 cucharadas de mantequilla
    1 taza de leche


    Receta de salsa blanca espesa:
    3 cucharadas de harina
    3 cucharadas de mantequilla
    1 taza de leche

    Ideas de variación de salsa blanca:

    Salsa marrón : Al hacer el roux de harina y mantequilla, sigue revolviendo constantemente hasta que la mezcla comience a dorarse. También puede usar caldo de pollo o de res en lugar de la leche. Los diferentes roux dependen de la cantidad de tiempo que pasan en la sartén y se clasifican por su color. A medida que su roux se oscurece, gana sabor y color, pero pierde algo de su poder espesante. Aprenda a hacer un Louisiana Roux.

    Salsa de queso cheddar: Prepara la receta básica de salsa blanca. Después de que la salsa blanca se haya espesado, retire del fuego y agregue 2 tazas de queso cheddar rallado, 2 cucharaditas de mostaza seca y 1 cucharadita de salsa Worcestershire hasta que el queso se derrita y quede suave.

    Crema de Pollo: Usando la receta básica de salsa blanca, reemplace las 2 tazas de leche con 1 taza de leche y 1 taza de caldo de pollo (también puede reemplazar caldo de verduras, champiñones o apio en lugar de caldo de pollo para cambiar la variación de sabor).

    Salsa de crema: La crema espesa se usa en lugar de la leche en la receta de salsa blanca básica.

    Salsa de curry: Al preparar la salsa blanca básica, agregue de 1 a 3 cucharaditas de curry en polvo (o al gusto) a la mantequilla derretida. Deje hervir a fuego lento durante aproximadamente 1 minuto antes de agregar la harina. Continúe con la receta como se indica.

    Salsa de Leche: Sustituya la mantequilla por tocino o salchichas en la receta de Salsa Blanca Básica. Eche un vistazo a nuestra receta de salsa de leche y también galletas y salsa Mom & # 8217s y bistec con pollo frito.

    METRO salsa ornay: Prepara la receta básica de salsa blanca. Después de que la salsa blanca se haya espesado, retire del fuego y agregue 1/2 taza de queso suizo, gruyere o emmanthal rallado hasta que se derrita y quede suave.

    Mostaza: Prepara la receta básica de salsa blanca. Después de que la salsa blanca se haya espesado, retire del fuego y agregue de 1 a 2 cucharaditas de mostaza preparada o semillas de mostaza.

    Salsa de cebolla: Cuando prepare la receta de salsa blanca básica, saltee 1 cucharada con 1/4 taza de cebolla picada en la mantequilla derretida hasta que esté transparente. Luego agrega la harina y continúa con la receta. Esta es mi forma favorita de hacer y usar una salsa blanca, donde la cebolla picada se cuece en mantequilla antes de agregar la harina. Esta variación es maravillosa mezclada con verduras cocidas como la crema de espinaca alemana.

    Para las personas a las que no les gusta la textura de las cebollas, pero disfrutan del sabor: En una salsa pequeña a fuego medio-bajo, combine 1/2 a 1 cebolla pequeña picada con 1 a 2 dientes de ajo picado en la leche requerida en la receta. . Cocine a fuego lento en la leche, revolviendo constantemente. Cuela la mezcla de cebolla / ajo de la leche antes de agregar la leche con el roux.

    Salsa Veloute: Use caldo de pollo / caldo o caldo de pescado en lugar de leche en la receta de salsa blanca básica.


    El radio

    La proporción de harina y mantequilla con respecto a la leche es la decisión más importante que debe tomar al hacer un lote de bechamel, ya que determina el grosor de la salsa.

    La respuesta a menudo depende del plato. Si está haciendo una salsa, por ejemplo, querrá una salsa que esté más en el extremo vertible del espectro, hecha con entre una y dos cucharadas de harina por taza de leche (alrededor de ocho a 15 gramos por 240 mililitros ). Un soufflé o moussaka, por otro lado, generalmente requiere una bechamel más espesa, hecha con aproximadamente tres cucharadas (22 gramos) de harina por taza de leche, que es lo suficientemente espesa como para que la capa de bechamel permanezca distinta sobre la carne molida en moussaka, y para que la base del soufflé tenga suficiente estructura para que pueda elevarse correctamente.

    En muchos casos, la proporción que elijas se reduce a tus preferencias personales: ¿Qué tan espesa quieres que sea la salsa? Mi proporción es de una cucharada y media (aproximadamente 12 gramos) de harina (cocida con la misma cantidad de mantequilla) por taza de leche, lo que hace una salsa que se puede verter, pero con solo un poco de cocción a fuego lento, lo suficientemente espesa como para cubra uniformemente el dorso de una cuchara.

    Sin embargo, recuerde que la bechamel es muy fácil y tolerante, incluso si obtiene la proporción incorrecta, es increíblemente fácil de arreglar: si la suya sale demasiado espesa, simplemente agregue más leche hasta alcanzar la consistencia deseada si es demasiado delgada, ya sea cocine a fuego lento, permitiendo que la evaporación espese la salsa, o cocine un poco más de harina y mantequilla en una cacerola pequeña a un lado, luego mezcle con su salsa demasiado fina.


    Consejos útiles:

    Bechamel se puede hacer más espesa o más delgada, dependiendo de la receta en la que quieras usarla.

    Si su bechamel se vuelve demasiado espesa, agregue un poco más de leche fría y mezcle hasta que tenga la consistencia adecuada que desea.

    Si está muy líquida y la quieres más espesa, disuelve una cucharada de harina de maíz (almidón) con 1/4 de taza de leche y agrégala a la salsa y revuelve hasta que cuaje.

    Para hacer que b & eacutechamel sea más saludable, siempre uso aceite de oliva en lugar de mantequilla.

    Si tiene colesterol:

    En lugar de mantequilla, use aceite de oliva.
    Agregue menos huevos o solo claras de huevo. También puedes prescindir de los huevos por completo.
    Use leche baja en grasa, queso bajo en grasa o omita el queso por completo.

    Para platos como moussakas y pastitsio, espolvorea un poco de canela encima de la bechamel y te sorprenderá el sabor.



Comentarios:

  1. Kasey

    Un buen argumento

  2. Warde

    Quiero decir que hiciste trampa.

  3. Grangere

    Tema interesante, participaré. Juntos podemos llegar a una respuesta correcta. Estoy seguro.

  4. Osmond

    Felicitaciones, eso tendrá una buena idea por cierto

  5. Elkanah

    Bravo, qué frase necesaria ..., una idea brillante



Escribe un mensaje